La posverdad sigue su curso. Como si tal cosa

Las campañas de la derecha contra el Estatut de Cataluña, aprobado por el Parlament y por el Congreso de los Diputados, o contra la política antiterrorista de los gobiernos de Zapatero (que lograron poner fin a tantos años de barbarie) son el mejor ejemplo de que la posverdad no es una cosa actual ni consecuencia del aterrizaje forzado de Donald Trump en la Casa Blanca. Dejemos a un lado el empeño en torcer la realidad que durante años hemos estado viviendo en torno a los atentados del 11M como ejemplo palmario de esa posverdad.

Es esa, sin duda, una de las conclusiones a extraer del coloquio que organizó este jueves el Ateneo de Izquierdas de Aranjuez con el periodista Jesús Maraña, director editorial de Infolibre. Con el espíritu calmado y sereno propio de un castellano de León, Maraña puso al descubierto que esto que ahora se llama posverdad no es nada nuevo, no es más que una mentira que se repica desde tantos puntos diferentes que termina calando en la sociedad como si fuera verdad. Mentira emocional, la llaman.

Nadie en su sano juicio ubicaría a un multimillonario como el actual presidente de los EEUU fuera del establishment. De la casta o de la trama, que diría el muchacho de la cola de caballo. Sin embargo, jugando con conceptos que siguen encallados en el alma del americano de a pie como lo es el gran sueño americano, Trump basó su campaña en hacer creer a sus compatriotas que solo él representaba la defensa de los ciudadanos frente a los intereses de la clase política y empresarial norteamericana. Basta ver cómo crecen los negocios de su hija Ivanka para darse cuenta de que la mentira es tan evidente que no necesita siquiera de subterfugios verbales.

El éxito de su mensaje, el de Trump, radica en su campaña de acoso y derribo contra algunos de los más reputados medios de comunicación estadounidenses. Dice Maraña que la imagen que mejor ilustra esa estrategia, que ha cambiado el concepto tradicional del trabajo periodístico, es la portada del New York Times en la que el diario le acusaba directamente de mentir.

Aaron Sorkin ya avanza esa nueva fórmula en uno de los capítulos de su serie The Newsroom: un periodista viaja en la caravana del candidato republicano Mitt Romney. En una rueda de prensa, a bordo del propio autobús, el reportero acusa al candidato de estar utilizando datos y estadísticas falsas. El periodista es apeado del autobús, de noche y en medio de una autovía. La posverdad sigue su curso. Como si tal cosa.

Se acabó la equidistancia, el cruce de opiniones (no digo ya del cruce de dimes y diretes, tan recurrente en nuestros medios y en especial en la TV pública) y la neutralidad mal entendida: “Nadie puede ser neutral ante la violación de los derechos humanos”, dijo el periodista para recordar lo evidente e intentando hacer ver a la concurrencia que el periodismo independiente no tiene la obligación de ser neutral. Los hechos, siempre contrastados, también requieren de una opinión desde la honestidad propia de quien ejerce este precioso oficio que es el periodismo y no desde una objetividad que no es tal porque no existe.

Los grandes medios están hoy dirigidos por sus acreedores y han descubierto en Internet un negocio y no una extraordinaria herramienta difusora de información. Priman las visitas, el tráfico, los likes y los retuits sobre la información bien trabajada.

Sin embargo, existen ya algunos ejemplos de ese buen periodismo independiente. Así lo ejerce Maraña en Infolibre y en Tinta Libre, intentando sobrevivir a la crisis de credibilidad que tienen hoy el periodismo y la política, poniendo en jaque proyectos como el de la privatización de la sanidad en Madrid o desvelando negocios oscuros que ayer, sin ir más lejos, dieron con sus responsables en la cárcel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s