¡No!

¿Cuánto tiempo llevas ahí? Calculo que un par de horas. Quizás tres. Te has armado de paciencia, ¿eh? Cuando estaba abriendo la puerta, con la llave girando en la cerradura, pensé que te habrías marchado. Pero ya veo que no, que has decidido ponerte cómodo. Es una buena postura, desde luego, cuando se trata de esperar. Sé que has venido a ajustarme las cuentas, aunque ya te advierto que vas a lograr poca cosa. Ya te dije que yo en aquello no tuve nada que ver. Que no conozco de nada a tu mujer, que jamás pisé tu casa y que desconozco el banco el que tenías los ahorros de los últimos años. Sí, los mismos que te birló esa zorra en diez minutos. Yo qué sé, chico. A mí qué me cuentas, te estás equivocando de cabo a rabo. Ya sabes que yo me dedico a mis cosas, a mis asuntos. Y que no sería capaz de hacerle algo así a un amigo. Y yo te considero un amigo, faltaría más. ¡Claro, coño! Acuérdate de las horas que pasamos juntos limpiando letrinas en el cuartel y de las copas en la cantina. El palo de la fregona hacía de fusil, ¿te acuerdas? Solíamos cantar aquello que tanto nos hacía reír… la guerra que se acerca estallará mañana lunes por la tarde/ y tú en el cine sin saber quién es el malo/ mientras la ciudad se llena de árboles que arden. La guerra nos daba risa, aunque te confieso que a mí, en la maldita soledad de las literas, bajo las mantas hechas jirones, a mí, ya te digo, me producía hasta escalofríos. Nunca me gustaron las armas. Después de la puta mili, de las guardias y de la instrucción, de la jura de bandera y del rancho, tú por tu lado y yo por el mío. Alguna carta los primeros años y poco más. La cena anual por Navidad que tan poco nos apetecía –al menos ese era mi caso– aunque al final le cogíamos el punto. Un año, creo que fue el último, apareciste con una chica muy guapa. Dijiste que pensabais casaros en mayo, hacia finales. ¿Qué paso al final? ¿Es esa la que te levantaron? No. No me pongas esa cara, pensaba que había confianza. ¿Te sirvo otra copa? Te sentará bien. O sea, que aquella chica es la que se ha largado con otro. Guárdate la pipa, ¡por Dios! No quiero escándalos en el despacho. Los vecinos se ponen muy pesados, ¿sabes? Que si siempre tengo líos, que a qué vienen tantas voces… En fin. Oye, por cierto, alguien me contó también lo de tu casa. Que se la quedó el banco, o algo así. Aquella zorra te dejó en bragas, ¿eh? Oye, conmigo puedes hablar, que para algo somos amigos. O fuimos amigos, ya no sé qué decir. No me pongas esa cara, coño, que yo no tengo nada que ver en esto. Es cierto que vino a verme un par de veces, pero nada más. Yo no la hice ni caso. Luego la gente ha hablado mucho, que si tal, que si cual… ya sabes cómo va esto. De cualquier cosita terminan haciendo un mundo. ¿Y dónde vives ahora? Y más importante aún, ¿de qué vives ahora? La verdad es que tienes mala cara, se te ve como desesperado. No es para menos, chico, menudo papelón. Y menos mal que no tuvisteis hijos. ¡Guárdate la pistolita, hostias! ¡Que me estás poniendo nervioso! Entonces, dices que no has vuelto a saber de ella. Y quién coño te habrá dicho que estaba conmigo, que andaría por aquí. Anda que… ¡No, no, no y no! ¡Eso, no! Suéltame la solapa que el traje es caro. Y además, yo ya te digo que nada tengo que ver en toda esta mierda, tío. ¡Joder! ¡La pistola no! Me estás haciendo daño, ¿sabes? Esto ni tiene ninguna gracia. ¡Jajajajajaja! Ahora el móvil. Suéltame, anda, déjame que conteste. No, tronco, no metas la mano ahí. ¡Suéltame joder y quítame la pistola de la bragueta! Deja el móvil, anda. No, no contestes, no. ¡Por favor, no! ¡Hija de puta! ¡Siempre tan inoportuna! ¡No dispares! ¡No! No me jodas, que somos amigos… ¡No! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s